martes, 19 de abril de 2011

La Bóbeda de Pablo


Me cuesta dormir con un Transformer en la calle. 

El portero me ha dicho que vino del espacio para protegernos, pero yo no lo creo. Me mira de reojo. No le gusto. 

Cuando me acerco a su tramo me cruzo de acera. Camino de puntillas, no quiero despertarle, no sea que aplaste nuestras casas como el Mazinger Z en la Gran Vía de José Liébana.

Pero no me quejo, que todavía tengo luz y vistas. Mis vecinos no han tenido tanta suerte. Cuando abren las ventanas se ven a sí mismos reflejados en el dichoso revestimiento negro de Alpolic.

Los zaragozanos ya saben a quién me refiero: al Museo Pablo Serrano. Le llamo quién porque está vivo, no os engañéis. Está vivo y quiere devorarnos. 

Es el fruto de la mente de Jose Manuel Pérez Latorre, de alguna pesadilla, seguro. Un despropósito arquitectónico que nos hace preguntarnos, especialmente a mis vecinos, los del Alpolic: 

Jose Manuel ¿por qué nos odias?


Ahí lo tenéis, en estado de reposo. Parece que está tranquilo pero es una ilusión óptica. Los pobres obreros que lo limpian, colgados con arneses desde arriba, os dirán que se resiste. También les da faena a los que, desde abajo, se esnucan y esriñonan intentando manejar los palos flexibles de tres metros con cepillo en la puntera total pa na, porque con cuatro goticas se pone echo una facha (el Alpolic es lo que tiene, el barro aragonés no le sienta bien). 

Estamos todos tan hartos que hemos organizado un Grupo de Resistencia Vecinal, empezamos la semana pasada con unas jornadas de concienciación sobre el tema:

"¿Cuánto daño hace el Diseño a la vida real?"

Pero no es suficiente. Hay que llevar la lucha a las calles, y yo, que soy una chica guerrera, quedé con un amigo para infiltrarme en la línea enemiga. El sábado pasado entré en el Museo, y esto es lo que vi:

El Transformer te recibe de buen rollo, es decir, gratis. Tiene una bonita pared azul y una sala con las fotografías, esbozos y planos del Proyecto desde el principio, cuando aún era un boceto dibujado en una bolsa del Ikea. 
No deja de ser un bebé y a lo tonto, a lo tonto, le tomas cariño. 



Después te hace jugar: escaleras, cristaleras, vértigo, hermosas vistas de la calle inaccesibles de otra forma. 

El Museo te lleva a hacerte preguntas:

¿Hace cuanto que los Pérez no pintan el balcón?

¿De dónde habrá sacado la Encarna pa cambiarse las ventanas a climalit, si están los dos en paro desde hace un año?

Y a todo esto ¿la Reme de qué va? ¿Pues no se ha montao una piscina de goma en la azotea?  Pero si es comunitaria!

Para terminar y hablando de azoteas, en el Museo tienen una atracción en el tejado: un túnel de viento! ¡Siempre quise probar uno!



Inexplicablemente, es gratis. Estos zaragozanos parecen tontos, fuera esto Barcelona y de los seis euracos no te libra ni Dios. 

Lo que no pude encontrar es la Cafetería, ni tampoco la tienda de regalos. Como estoy en el Grupo de Resistencia Vecinal, no voy a comprarme nada con la imagen del Transformer, pero me hubiera gustado llevarme una taza con la foto de su primo, el de Madrid. 





En lugar de eso había cuadros (algunos muy bonitos, pero no te dejan fotocopiarlos) y unas banderas horrorosas (seguro que esas te las regalan). Te dejan ver la tele un rato, pero sólo dan un canal, de dos catalanes en el Pirineo... 

Ah claro, y las obras de Pablo Serrano. 

Pablo era un señor que metía clavos en un bloque de madera y luego lo quemaba en el patio. El resultado son unas piezas de metal renegrido, abiertas como si tuvieran una herida y vacías. 
A Pablo se le ocurrió que a través del vacío se presentía el objeto primario, el bloque de madera. 
Que a través del hueco que deja un cadáver descompuesto en un sarcófago podemos adivinar al hombre que lo habitaba. Que el ser humano, sabiendo que ha de consumirse, como el bloque de madera, se construye a lo largo de su vida una enorme bóveda metálica, un gran sarcófago hecho de su casa, su coche, sus obras, su familia... 

Aquí salgo yo, leyéndolo todo, interesadísima...
No si al final el Transformer me va a gustar y todo. Tendré que andarme con ojo si no quiero que mis vecinos me linchen... 

Salí del Museo mareada (el Túnel de Viento es lo que tiene) y confusa. 

Pablo ¿es esta tu Bóveda? ¿la que merecías? ¿inspirada en tu búsqueda y tu escucha? ¿eres tú el estimulante vacío que se percibe en ella?

¿o es la Bóveda de Jose Manuel, un hombre que evidentemente, ama el Alpolic y odia mis vecinos?


Jo, estoy hecha un lío. 

Ahora ya no sé qué hacer con la dinamita casera que hemos reunido en la Portería... 
Me da que a la Reme no le va a gustar que me eche atrás... pero me la pela. 

No puedo renunciar a tener una tienda de souvenirs al lado de casa y si se pone chula, le diré al Transformer que le aplaste la piscina de la azotea.  


lunes, 18 de abril de 2011

ESCOBAS A MOTOR - MONOLOGO DE LOLI

Me la pela. He perdido mi negocio y estoy ahogada de tantas deudas. A mi estos gilipollas me dan todos igual. 

Si aún estuviera en mi tienda me preocuparía, pero ¿aquí? Bah!

Esa gente quiere estar indignada, quieren comprar estupideces que no necesitan. Si no les vendes tú ahora, en diez minutos se lo comprarán a otro. Y peor. 
Luego se meten a los foros, súper cabreados a protestar. 
Siempre dicen lo mismo: 


"me llama una señorita con acento sudamericano y me dice que..."

 Y yo os digo, queridos racistas de mierda, que soy yo, natural de Burgos quien os ha timado, porque al escuchar mi perfecto acento castellano habéis confiado en mi. 

Mal hecho.


Os he vendido de todo: cacerolas, contratos de telefonía, lotería, seguros, créditos rápidos, libros, cursos de idiomas a distancia, reformas integrales del hogar...

¿cómo? Yo me lo pregunto muchas veces ¿cómo? Señora ¿por qué lo compra? ¿es que es usted gilipollas?

pues mira lo compra por:  
  1. La Marca.
  2. La palabra EUROPA, NORMATIVA EUROPEA, LEGISLACIÓN EUROPEA, ESTÁNDARES DE CALIDAD EUROPEOS... luego está todo fabricado en China, pero da igual. 
Y 3. Lo compran porque tengo acento de Burgos. 

"MIRA ES UN ALIVIO QUE POR LO MENOS SEAS DE AQUÍ PORQUE TODA ESTA MORRALLA PANCHITA QUE BLA BLA Bla bla..." 


No sabes la cantidad de veces que habré escuchado yo... y no puedo más, tengo que decirlo 

                                 S O Y S    T O D O S    G I L I P O L L A S 

Si compras o contratas servicios por teléfono TE VAN A TIMAR. 
Pero no te tima la teleoperadora sudamericana, gilipollas, te timas tu. Te timas tu. Cada vez que compras o contratas servicios por teléfono te timas tú a ti mismo. 
Te timas como cliente y te timas como trabajador, porque llegará un día en que les pase a todos lo mismo que a mi. Que todo el mundo tenga que cerrar y ya nadie pueda trabajar en nada que no sea vendiendo basura por teléfono ¡Que hasta la caña y la tapa te la pongan virtual!

¡Gilipollas! 

¿A quién se le ocurre comprar por teléfono? Yo en mi tienda, tenía que comerme mis cagadas, cara a cara, con mis clientes, en mi mostrador. ¿Qué cagadas se come R.I.Ó.N? A ver si averiguas dónde está el mostrador del dueño. A ver si averiguas quién es el dueño. 

Si en lugar de comprarle a él me hubierais comprado a mi, a la Loli, ahora no estaríais rabiando contra un 902. 

miércoles, 13 de abril de 2011

Matemáticas del Estado

MANOLITO ha tenido dos pagadores en un año:
La ETT y el Paro.
Ambos le retienen el mínimo.
En total ha ganado 11.250 euros en un año = 937,50 euros por mes, bruto.

Tiene que declarar. Nos debe 400 euros.

Sin embargo PAQUITO está fijo.
        ....... (por poco tiempo, también hay que decirlo)
Gana 21.950 euros en un año = 1.829,16 por mes, brutico también el chaval...

Pobrecito. No llega al mínimo. Que no declare.

Yo no lo entiendo. ¿Y tú?

miércoles, 6 de abril de 2011

#twitternacion


Ayer petamos el twitter con la última salida de tono de nuestros queridos representantes políticos, que para entendernos, aquí en casa nos piden lustros de moderación salarial y en el Parlamento Europeo se niegan a viajar en clase turista. 


Además se les ha pedido que elijan entre cobrar dietas por tiempo o dietas diarias en esos días del mes en los que se desplazan... porque ahora las cobran ambas ¿sabes? Piensan De Que No
Respecto a un año de congelación salarial... no hace falta comerse mucho la cabeza. Nuevamente votaron No. 

¿Por qué?


Principalmente, porque tienen un morro que se lo pisan, porque han trepado mucho para llegar a donde están y porque no van a renunciar a sus privilegios por nuestro bienestar.

Segundo, porque la propuesta provenía de Los Verdes e Izquierda Unitaria, es decir nadie.
¿Qué patrimonio político tienen esos Verdes? ¿Quién les apoya? ¿Qué favores pueden devolver? 

- Ya pero aún así es son ideas a valorar porque estamos planteando medidas de ahorro y por otro lado estos partidos representan a la ciudadanía...
- ... ¿Qué favores nos pueden devolver?

Y esto amiguitos es un breve resumen de cómo funciona PPSOE en este país. Ah, y UPyD, que también se apunta a los vuelos en primera (digo se apunta, porque sólo es un #eurodiputadocaradura en cuestión).

La tercera razón por la que votaron que No es porque no imaginaban que algún iluminado lo colgaría en el twitter, incluyendo la lista de los que votaron No con nombres y apellidos, para que les podamos llamar caraduras si coincidimos con ellos en Primera Clase. 
Como podéis imaginar el twitter se puso a reventar y llegamos a TT (Trend Topic (o sea Tema del Momento) en los primeros veinte minutos. 
Al bloque PPSOE le llevó algo más rectificar pero lo hicieron y ahora resulta que los pobres diputados, animalicos, no sabían lo que votaban. 

No jodas. 

No sé qué es peor. 

Los hay que, entusiasmados, dicen que el twitter le ha devuelto el poder a la ciudadanía. Que ahora tenemos dónde expresarnos libremente y que los políticos están acojonados de su enorme poder. 

Alex de la Iglesia, bajo la etiqueta #twitternacion lanzó esta pregunta 

¿necesitamos a los intermediarios?


En realidad queridos niños, da igual porque quien nos está gobernando es la Banca. Pero es importante mantener el paripé. Es la ilusión de Democracia la que evita que los Bancos nos chupen la sangre directamente del cuello a plena luz del día. 
Y por ese paripé, nuestros políticos seguirán votando No cuando no se les mira y rectificando cuando se hace demasiado evidente que, por tu bienestar, se están llevando un trocico muy goloso del pastel. 

Que a mí también me gusta viajar en primera. 





lunes, 4 de abril de 2011

La Dieta del Chef

Es una verdad universalmente conocida que lo peor de comer en el trabajo es tener que cargar el día entero con la dichosa tartera. 
Yo, que trabajo en un Parque Empresarial en medio de la nada, con la cafetería más cercana a 15 minutos en coche, cargo con mi tartera cinco días por semana. 

Y os diré una cosa: llevar una preciosa bolsa de Pablo Ochoa con zapatos nuevos me hace sentir sexy. Llevarla con un Tupper sucio, no. 

En mi empresa hay comedor, con microondas. Hasta tienen pica para fregar las fiambreras. Lo más. 

También hay una cantina, con su cajera amargada y su cocinero, al que mis compañeros, fans de Pesadilla en la Cocina, han bautizado con el nombre de "Chef Ramsey" o "El Chef".

Dado que yo aborrezco comprar comida, cocinar y limpiar con todas mis fuerzas, el pasado mes de marzo opté por seguir la Dieta del Chef, que consiste en lo siguiente: 

DESAYUNO
  • 1 Pieza de Fruta o Galletas María o Restos de Pizza (en el bus de empresa)
  • Café de Gaviota de la Máquina de Café(número 23: expresso, de cultivo ecológico, hay que cuidar el medio ambiente)
  • Galletas Oreo (máquina de chuches del trabajo)(posiblemente transgénicas, según la guía de Greenpeace)

MEDIA MAÑANA
  • Sandwich mixto (sin queso, hay que adelgazar) con pan integral (con fibra, para bajar las Oreo).

COMIDA
  • Lo que haya hecho El Chef. 

MERIENDA
  • Un Té Negro marca Lipton, el de las pirámides, con su Dextrosa de Maíz Modificada E-cuatrocientos algo(¿porque qué sería del Té Británico sin un poco de Maíz Americano?)
  • 100 gramos de Patatas Fritas Light con sabor a Barbacoa, mezcladas con Doritos y Conos en el Frutos Secos El Rincón de mi calle (si las comes mientras miras escaparates no te engordan).
CENA
  • Un antiácido y bicarbonato, para bajar la comida del día.
  • ó Una Ensalada.
  • ó Un Vaso de Keffir con Confitura de Arándanos (y sacarina, que hay que adelgazar).



Durante treinta días, he seguido a rajatabla las directrices de la Dieta y estas son mis conclusiones:

1. El Chef es un carnicero, un loco, un dispensador de matarratas con forma humana. 

2. He ahorrado 120 euros. Realmente, soy un ama de casa de mierda. 

3. He engordado tres kilos. No lo entiendo... ¡si yo no como azúcar!

4. He quedado con todo el mundo, he planchado mi ropa, me he depilado puntualmente, he ido a la peluquería y me he pintado margaritas en las uñas de los pies. 

Queda demostrado que, en términos generales, conseguir comida lleva más tiempo, dinero y energía que conseguir sexo. 


Si no fuera porque tengo miedo a que El Chef me perfore el estómago con sus mejunjes, seguiría con la Dieta hasta el verano. 

Ya sé que si subo tres kilos por mes tendré que cambiar el Bikini por un traje de Neopreno, pero chica, a quién coño le importa, si follas. 


Obra del momento