jueves, 25 de marzo de 2010

Es bonito Londres...

Llueve.

Y otra vez llueve.

Gris. Blanco. Lluvia. 
Otra vez gris.

Las gotas golpean el alféizar, los cristales, el tejado. 
Sólo falta que suene Marlango para acabarme de sepultar bajo la lluvia que ha petrificado el aire. Bajo el silencio y la parálisis. 

Llueve, todo el día. 

Y cuando no llueve da igual porque todo está gris. 

Parece Londres, pero chica, dicen los letreros que estamos en Madrid. 

Get use to it.



http://open.spotify.com/track/4K4G0BK3HT67E3uBMCucCc
spotify:track:4K4G0BK3HT67E3uBMCucCc

jueves, 18 de marzo de 2010

pesadilla

Es como si estuviera en medio de un huracán que hubiera creado yo misma, y a mi alrededor el viento lo zarandeara todo. Mi piel que se desprende de mis huesos, mi pelo revuelto. Todo parece mentira, imposible, contra-natura: las casas que vuelan, los árboles cabeza abajo, un camión de gran tonelaje describiendo órbitas sobre mi cabeza. Tengo las uñas largas, como garras, y con ellas me abro el esternón para dejar salir al grito que vive dentro. 
Rasgo mis músculos y de esta forma me voy, me voy, por fin me marcho, montada en mi propia voz, mientras abajo el mundo se auto-destruye.

lunes, 15 de marzo de 2010

matriuska


Blondie mordió la Matriuska pequeña cuando estuvo aquí. Me hubiera gustado ver a mi madre en el momento de descubrirlo, barriendo detrás de algún mueble o corriendo tras ella para quitársela de la boca.

Blondie estuvo aquí, con sus "patitas patitas" corriendo por el pasillo. Se echó una siesta larguísima en el sofá, en el sitio de mi hermana. Sonreía mientras dormía.

Me vino a buscar una mañana a la habitación azul, donde duermo. Las orejitas hacia atrás y la lengua fuera. Moviendo la cola. Con sus dos patitas delanteras apoyadas en el borde de la cama y su preciosa frente limpia, suave y perfecta.

Blondie comiéndose un cangrejo en las charcas de las rocas. Blondie corriendo detrás de la Matriuska, que rueda por el suelo como un escarabajo multicolor.

Obra del momento