viernes, 27 de marzo de 2009

TODO Y NADA


Ya está aquí la noche de los Teatros, y me pilla como siempre: desorganizada. 

He quedao con ciento y la madre, pero no he concretado hora con ninguno y nadie se conoce entre si. 

He revisado el programa, y me apetece todo, como de costumbre coinciden unas cosas con las otras. 

Habrá que ver qué opinan los demás. Algunos están sin curro desde hace varios meses y tienen unas palabras muy claras en sus cabezas que son:

Entrada libre hasta completar aforo.

Yo también tengo unas palabras claras en la mía, son éstas:

Blanca. Hamlet. Portillo

Se ponen a bailar en el espacio vacío que dejaron mis neuronas al morir, formando extrañas combinaciones, muy psicodélico todo, como una de esas lámparas de lava... pero vamos, que la cosa está muy clara. 

Quiero ver a Blanca, quiero ver a Blanca, quiero ver a Blanca. No me importa estar al borde de la quiebra, quince euros no me salvarán del desahucio...

¿Para qué los voy a reservar? ¿Para el pis de gato ese que en España nos venden por cerveza?

No quiero entrada libre, quiero ser libre de entrar a donde quiera....

Joer, qué bonito, pero habrá que ver qué opinan los demás. Les gusta el pis de gato. 




miércoles, 25 de marzo de 2009

El Maestro





Ayer estuve en una de las sedes del Círculo de Lectores, no recuerdo cuál, todos estos sitios tienen unos nombres tan largos y a veces tan pedantes... que mi mente soslaya el dato mientras selecciona lo útil, como la dirección:

O'Donnel 10

o la hora:

20.00

Presentaban un número de la revista Turia dedicado a Jose Luis Borau, el director de Furtivos y de Leo, que, si vosotros sois como yo, serán las únicas de sus películas que hayáis visto... para los que no sepan de qué estoy hablando, pos toca bajarse al Ficciones de Tirso de Molina
Ambas pelis son un dramón, pero buenas. Y en la segunda actúa Icíar (Bollaín).

La revista Turia, es un libraco sobre literatura y con literatura que editan en Teruel cada tres meses desde hace 25 años, y cuyo contenido suele ser realmente muy muy bueno, pero que muy bueno. 

Yo me acostumbré a leerla por encima y a veces hasta por los laterales en la Biblioteca Pública de Teruel, cuyos fondos, para estar destinados a una ciudad de sólo 40.000 habitantes, pondrían coloradica a la mismísima Biblioteca del Distrito Centro de Madrid (es decir la de Puerta de Toledo).

Porque esto sí que es verdad: en Teruel se lee. Un montón. A tres libros por semana iba la Mónica, y yo, que siempre he sido una inculta uno y medio o así...
Aparte que la Mónica leía cosas de Universitaria Inteligente, grandes autores, la mayor parte de ellos varones, de avanzada edad, de clase media-alta y con una cara que amargados que tela...

Yo, hija de Torrero y Alcorcón, me zampé todos los tochos de autoayuda y PNL que pude encontrar, y mucho cómic. No me sirvió de gran cosa, pero al menos los autores sonreían en la contraportada que ya es otra cosica. 

.... Estoy pensando que he vuelto muy maña yo ¿eh? Este acento hay que empezar a quitárselo...

A lo que vamos: el acto. 
Una mesa, cinco ponentes.
El director de la revista, el homenajeado, político regional y político local, la firma invitada: Rosa Vergés.
En medio de un respetuoso silencio, la Vergés lee dos folios (por las dos caras) de alabanzas de actores, escritores, directores y académicos de la lengua. 
Todo el mundo quiere a Jose Luis, y muchos grandes cineastas le están agradecidos. Miro a mi alrededor y veo esas caras de "Si, él es exactamente así..." en muchos de los presentes, que asienten y sonríen. 
Y todo es muy bonito, hasta que le toca hablar a D. Jose Luis Borau.

Porque justo en ese momento, fíjate... entran tres pijas estupendas, tipo Marina Castaño, y se saludan entre si, y saludan a otras pijas y pijines, y comentan entre todos lo maravilloso que es Jose Luis, lo bonito que ha quedado el acto, quién ha venido y quién falta por venir, en susurritos mientras Jose Luis habla. 

Y es que falta el Ministro de Cultura osea, pero que ya llega con sus cuatro seguratas (César, no te pido a los cuatro ¿eh? pero mándame a uno de esos a alegrarme la semana!). Pero venga Mary, que hay que sentar al César y comentarlo, y comentarlo con la prensa que inexplicablemente ha dejado de grabar o de tomar notas sobre lo que Jose Luis dice, porque chica:

¿A quién le importa lo que sabe un académico de la RAE, y ex-presidente de la Academia del Cine (lo siento, es que tiene tiene un nombre larguísimo)
En realidad, esto no es un homenaje a su carrera, sino una forma de hacer que la revista salga en los medios ¿no?
Quizá lo fue al principio, cuando surgió la idea, cuando se escribía. Y estoy segura de que había unos cuántos que querían escucharle a él. Pero luego llegaron Los Otros, y ahora mismo lo importante no es de quién estamos hablando sino quién ha venido, a quién conocemos, a quién saludamos y a quién nos pueden presentar hoy. 

Y así es, hijos míos, como entendí a Fernando Fernán Gómez cuando mandaba a todos a la mierda, y ahora se por qué todas estas personas, que se han hecho grandes porque llevan toda la vida trabajando, aborrecen que se hable de ellos y que les hagan homenajes. 

Aunque Don Jose Luis, que parece un tío menos amargado que yo, estaba la mar de contento, oye. Pues vale. Bien está lo que bien acaba. 

Me voy al teatro, que tengo invitaciones. Hasta mañana. 





domingo, 22 de marzo de 2009

Adios Marzo, y gracias.



La muerte de mi abuelo, el divorcio de mis padres, el concierto de Jeremy Jay.
La conferencia de Imanol Uribe.

El largometraje documental Escrito en el cuerpo de Nanuk Producciones

La friki-fiesta de cumpleaños de David, en la Caja Tonta, con la pregunta de moda: "Pero ¿quién coño es Fernando Barguilla?", y los disfraces de "V" y de científicos de la Dharma Iniciative. 

La desternillante actuación de Juako Malavirgen en el Juan Sebastián Bar. Las quedadas para ir al cine con Begoña y Esther, Gran Torino, o con Luis, Conchi y Nacho A ciegas (once personas se fueron de la sala en la interminable escena de la violación, normal: el tiempo libre es algo valioso)

Sacar a escondidas las cosas de mi madre de la casa familiar. Mentir a mi padre. Consolarle (que viene a ser lo mismo). Enseñarle que si quiere comer, debe cocinar. 

Aquella escapada al cine con mi hermana para ver Bienvenidos al Norte al salir del tanatorio.

Meditar en el Pilar Central de la Ciudad de Altamur (o Atalmur, es que soy incapaz de recordarlo). 
La Operación Molinos. 
La Exposición de Los Sitios de Zaragoza (era gratis, y estaba cerca) (no está mal, pero no marcará mi vida). 

Una o dos, no recuerdo, noches en la Pianola, Luisito cantando "Teenage Wasted" en trance. 

Un momento a solas con el río. 

Los ensayos con el Javi (Estella), y los cafés, que nos saturamos, en el bar de al lado... un lugar extraño, y por decir algo: particular. La gente de los locales, la Merche con su doble turno. Javier Lázaro, simplemente un tío genial, y Elisa corriendo a recoger a su niña. 

El re-encuentro con amigos de hace mucho, y enterarse por fin de lo que han estado diciendo sobre mi, mientras yo no estaba, algunos otros que tan amigos no llegaron a ser. 

Y los Ex... 
Los amigos de los Ex... o mis amigos que ahora son amigos de mis Ex.
Los Ex que fueron amigos antes de convertirse en Ex, y los que acabaron siendo más amigos que Ex.






Y Mayra, mi personaje. La noche del estreno. Estar en un teatro, sentirlo, vivirlo, formar parte de él. Y Russian Red, sonando en mi cuarto "de soltera".

Los compañeros de "Amos": Francho (Aijón), Rudy, Yago (de Mateo), Santero, Pendejo, Jorge y Marcela, el Javi, Ismael



Mi padre y sus cinco informativos diarios, hablando de la crisis y de lo que "No puede ser" cada cinco minutos. Darles la merienda a las sobrinas, cocinar con mi prima Sandra, revisar mi situación financiera con mi primo Javier. 

La Quinta Temporada de Perdidos...

Dudar entre volver para siempre, o marcharse para no volver jamás. Hablar con amigos de amigos o hijos de gente que están viviendo en Alaska, Nueva Zelanda, Australia, Japón, Tierra de Fuego, el Círculo Polar Ártico...

Agradecer a los Chapines residentes en El Paso (Texas) que me han ayudado a preparar mi personaje. 

El capítulo diario de "Entrémosle a Guate"

Y una decisión. Una decisión, como diría Didier, muy "seriosa"

En fin, esto se acabó. Ya no soy Mayra, ahora es el tiempo de Raquel.

A Madrid, a casa. Cuanto antes. 






viernes, 20 de marzo de 2009

UN LUGAR BONITO, LEJOS.....

No es Madrid, ni Barcelona, ni Palma... demasiado cerca. 

Tendría que ser Australia, Nueva Zelanda, Japón, Alaska, Siberia, Groenlandia, algún lugar perdido de Mongolia, Tierra de Fuego, qué se yo...

Un sitio con sus doce o catorce horas de vuelo por delante, en dos o tres conexiones. Más otras ocho de autobús o tren, con carreteras impracticables, que se quede bloqueado por la nieve o las lluvias entre seis y ocho meses al año, con poca o nula cobertura para móvil o internet.
Con un cartero para cincuenta aldeas, que llegue en avioneta o lancha una vez cada quince días. 

Un lugar donde se hable un idioma que mis padres jamás pudieran aprender.

No se me ocurre otra forma de independizarme. Parece ser que los yankis simplemente se van de casa y les funciona. Pero las familias mediterráneas necesitamos otro tipo de soluciones. 

Es como si nosotros tuviéramos cordones umbilicales de acero, o al menos en mi caso de muelle, de manera que por muy lejos que crea llegar, tarde o temprano la vida, las necesidades ajenas o mi propia incompetencia para administrar mi vida, me devolvieran bruscamente a la casa familiar, a la habitación azul, a la televisión a todo volumen...

Ya no tengo edad para esto pero sólo es un mes, sólo es un verano, sólo son quince días. Ahora mismo ¿tengo planes mejores? ¿me ha salido alguna otra oportunidad?

Ah no... Madrid está demasiado, demasiado cerca. Barcelona, Teruel, Valencia, Huesca, Palma... lo mismo. Están aquí al lado. No sirve de nada. Hay que hacerlo a lo grande: Australia, Nueva Zelanda, Alaska, Tierra de Fuego.

Un amigo me dijo que Budda había dicho (pero yo no me lo trago):

"Quien se crea iluminado, que vuelva a casa, y viva una semana con sus padres"




domingo, 1 de marzo de 2009

Melissa Hindell

Por culpa de Manuel Domínguez Guerra (www.guerrarte.com)  voy por la calle riéndome sola, la gente me mira raro (más de lo normal me refiero), parezco gilipollas.

Y es que el Sr. Guerra es el autor de los audios de Melissa Hindell, y todas las respuestas como 

"¿Pero esta señora existe de verdad?" 

resulta que tienen respuesta, aquí: Políptico de Melissa Hindell donde pueden oírse todos los episodios, incluyendo el que habla de la dichosa cúpula de Barceló con el impactante título de  "Culo Veo, Culo Quiero".

Recomiendo el primero:  lo he escuchado varias veces y todavía me hace llorar de risa. Ya sé que llego tarde a todas las modas, pero... es que, Lydia, yo también estoy aflotá.

Tal Como Lo Estás Oyendo

Obra del momento